"Sigue tu propia veta"

Ayer mismo charlaba con un amigo sobre la conveniencia de educar a los jóvenes según sus propias capacidades. Recordábamos que, en nuestros tiempos mozos, tuvimos que estudiar muchas materias que odiábamos y que actualmente hemos olvidado. Se mire por donde se mire es tiempo perdido de nuestra educación.

En el colegio aprendimos a hacer integrales, perspectivas isométricas y a formular químicamente muchos compuestos... ¿para qué? Para nada. Jamás utilizaré esos conocimientos en mi vida profesional, y compadezco a cualquier empresario que siquiera meditase ponerme al frente de algún proyecto técnico.

Mi amigo lo resumía mucho mejor:

"Verás, si hay un niño que saca sobresaliente en dibujo artístico y suspenso en matemáticas, un padre normal optará por ponerle un profesor particular que le enseñe números, cuando lo ideal sería potenciar su faceta artística para ver hasta dónde puede llegar".
En esta línea de razonamiento se clasifica el extracto de entrevista con Isaac Asimov, en 1988. El escritor, ya hace 23 años, tenía claros dos conceptos que estamos comenzando a asumir: que las redes de información lo han cambiado todo y que el primero de esos cambios será educativo. Ahora, con más motivo que nunca, debemos hacer nuestra aquella vieja estrofa de Pink Floyd que decía: "Hey, teacher, leave the kids alone".

6 comentarios:

Pantero Pinco dijo...

Cierto... Aunque quizá si se nos especializara desde la niñez en un único campo acabaríamos siendo seres incompletos. No sé, lo digo por darte la réplica, porque en realidad a mí me ponían profesores particulares de química y matemáticas y de dibujo no, y ojalá lo hubieran hecho. Aun así, ahora casi no sé sumar. Bueno y las valencias y los pesos atómicos... eso sí que es super útil eh! :P

Guyb dijo...

Ya te digo, las valencias... ¡anda que eran pocas!

Tienes razón, olvidarse de lo que se nos da mal nos puede hacer analfabetos funcionales pero... ¿por qué no estudiarlo cuando nos apetezca? Es decir, el que no quiera nunca aprender nada de química, ya sabe por dónde está limitado.

Básicamente lo digo porque nadie aprende con eficacia materias que no le gustan y, si se insiste, se puede llegar a convertir en odio.

Alberto dijo...

Las valencias nunca me han gustado, aun asi, Amunt Valencia!!

Me cago en el hijo de puta que aprobo asiganturas como "transicion a la vida adulta y activa". Eso si que es perder el tiempo. La educacion que yo he recibido en varios colegios ha sido, de media, mala, asi que las cosas tendran que cambiar.
La verdad es que, el que podria ser mejor arquitecto del mundo seguramente sea el cajero del merdona de mi calle y la mejor medico del mundo sea una revisora de la E.M.T.
Asi es la vida y asi nos la han contado pero yo cambiare el cuento porque el final es muy malo.

Zarpinhas dijo...

Me gusta el post y me encató el video de nuestro visionario y patilludo amigo.

Supongo que, como en la mayoría de las cosas, lo ideal puede ser un término medio.
No creo que la solución sea eliminar las materias que no nos gustan, sino potenciar las que se nos dan bien.
Un concimiento "multidisciplinar" básico se me hace necesario (toma frase de intelectual), pero siempre he pensado que después de 15 años pasando el día en un colegio no entiendo cómo no sé varios idiomas, por ejemplo, y pienso que perdí mucho tiempo aprendiendo cosas que ya he olvidado.

Los programas educativos no están orientados a potenciar lo que a uno se le da mejor, y aquí se puede mejorar mucho, pero el colegio me parece necesario, tanto por socialización como porque, hasta una cierta edad, creo que hay un conocimiento que tiene que ser obligatorio.

Fuera de las clase, efectivamente gracias al internete todo el mundo puede echar las horas que le salga del pepe en aprender muchísimo sobre algo. Por eso hay genios de la informática con 15 años...

Lo único que falla en la visión de Asimov es la motivación del personal y sobre todo la "utilidad" de su interés, ya que es obvio que gracias a las nuevas tecnologías te puedes hacer experto en algo, pero en el 90% de los casos ese algo es el Warcraft, el Football Manager o el porno, y aunque sí es cierto que las tetas y las pollas podrían hacer que te interesases por la física gravitatoria, se conocen muy pocos casos en los que un premio Nobel dedique el galardón a Peter North.

Fer dijo...

Os dejo el enlace a la famosa (y en mi opinión ya mítica) chara de TED de Ken Robinson sobre el tema.

Fer dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=nPB-41q97zg