'Curveball' mintió: tan sencillo como eso

Rafid Ahmed Alwan al-Janabi (el de la foto), alias 'Curveball' para los servicios secretos americanos y alemanes, ha admitido hoy a The Guardian que se "inventó" las historias sobre las armas bioquímicas de Saddam Hussein.

Como ex ingeniero -y actual traidor- del régimen iraquí, los testimonios de 'Curveball' fueron determinantes a la hora de tomar medidas contra Saddam, ya que provenían del mismísimo corazón del 'Eje del Mal'. Rafid Ahmed relató historias ficticias sobre "armas bioquímicas móviles y laboratorios clandestinos" a los agentes de la CIA y del Abwehr alemán con un solo objetivo: hacer caer el gobierno de Bagdad.

"Quería ver a Saddam juzgado", explica 'Curveball', expulsado del régimen iraquí en 1995, "tenía un problema con ese gobierno, así que ve inventé esas historias. Podían ser ciertas o no, pero tenía la oportunidad de dinamitar todo aquello con mis palabras. Mi familia y yo estamos orgullosos de lo que hice, porque dimos a Iraq un margen para obtener la democracia".

Él mintió y ellos se lo creyeron, tan sencillo como suena. Que dos de las mayores agencias de inteligencia del planeta no tuviesen medios para comprobar el discurso de un ingeniero resentido es otro cantar. Interesaba tumbar a Saddam a cualquier precio y más de un millón de vidas perdidas no es un precio demasiado alto.

De nuevo nos encontramos con el mal endémico del líder político: la irresponsabilidad. Mentir, o su eufemismo 'equivocarse', sigue saliendo gratis. El mundo está manejado por unos tipos que miran antes por su reelección que por el bien común.

Uno puede estar absolutamente seguro de que existen armas de destrucción masiva en Iraq...

... para luego, ya a toro pasado, reconocer que se metió la pata. Sin disculpas oficiales, solicitud de perdón, atisbo de vergüenza ni repercusiones penales: basta con decir que no se fue "tan listo como otros, que ya sabían que no había armas".

¿Y qué más nos dan las vidas de un puñado de árabes paupérrimos, si viven en casas de adobe, comen basura y ni tan siquiera pueden acceder a internet para quejarse?

3 comentarios:

Ardo dijo...

Ante todo: Bush es malo, Aznar tambien y la globalizacion es el cancer del mundo. Aunque sigo opinando q si los pobres se mueren a mas tocamos los demas, q puta es la vida.

Guyb dijo...

No digo que no sea cierto, pero si ese es el mundo en el que tenemos que vivir, no me interesa.

Es más fácil, y más justo, evitar que los ricos se lucren desmesuradamente que permitir el exterminio de los pobres (que, por otra parte, siempre va a existir).

Guyb dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.