¿Orbyt?

“La primera vez que accedí a Orbyt me encontré con la portada en PDF de El Mundo en papel con el simbolo de ‘play’ en la foto de Fernando Alonso levantando la copa de ganador de la primera carrera del mundial. Mi primera reacción fue ilusionante porque, aparentemente, se había conseguido conjugar lo mejor del texto escrito con lo multimedia de manera que además de leer la crónica se podían ver las imágenes del podio y las declaraciones posteriores a la carrera. Cual fue mi decepción al pinchar y ver que en realidad era una secuencia de imágenes en las que el propio autor de la crónica leía con voz acongojada algunos párrafos del texto. No me lo podía creer. Menuda chapuza. Hago yo eso para un trabajo de la facultad y me cascan un cero. Lo que más me dolió es que, tras entrar al día siguiente, ya no volví a usar Orbyt en todo el mes: 15 euros tirados a la basura.”

María Sánchez, estudiante universitaria.
Precisamente estos días Pedro Jota apremia a Baeta, director de elmundo.es, para que comience a cerrar los contenidos del mayor sitio de noticias en español en favor de Orbyt, exclusivo para abonados. ¿Cederá Baeta?

No es la primera vez que Pedro Jota puentea al director de la edición digital, y todavía está fresco el cadáver de Sindo Lafuente para atestiguar los efectos de una negativa prolongada.

Se abre pues un interesante dilema en UNEDISA. Si Orbyt se come a elmundo.es crecerá pero... ¿a qué precio? Todos recordamos los tiempos de oscuridad de elpaís.com, cuando cobraban por leer y nadie estaba dispuesto a hacerlo. Si elmundo.es se instala en el inconsciente colectivo como una "web de pago", habrá perdido su supremacía para siempre.Una posición que, dicho sea de paso, le supone 22 millones de euros anuales en ingresos publicitarios.

¿Y si Baeta se enroca e insiste en mantener elmundo.es gratuito? En este caso, aparte de que el zaragozano debería ir metiendo su CV en Infojobs, seguramente Orbyt se desplomará. Se irá al carajo toda la pasta invertida en su desarrollo y se perderán algunos puestos -más- de trabajo.

Y es que el modelo de negocio de la información en internet es como los Reyes Magos, si existe vamos a tener que pillarle in fraganti en plena noche.