Mi primer Superman

Hoy me he levantado con un par de sorpresitas en mi correo, que es la mejor forma de amanecer sin Megan Fox mediante. La primera, una minuciosa carta que escribí a los Reyes Magos cuando tenía 12 años. La segunda, una felicitación de cumpleaños que debí elaborar con 4 ó 5 años y que llevaba, cómo no, a Supermán como personaje ilustrativo.

Cuántos años sin rememorar esas eses disléxicas, el rojo y azul del superhéroe y su inconfundible rizo en la frente...

¿Qué quién me lo ha enviado? Pues la única persona que conozco capaz de conservar las gilipolleces de un niño durante 20 años y, un buen día, escanearlas y remitírselas al autor. Un tipo que, a pesar de ser un artista y enólogo destacado, siempre será recordado por su calidad como persona. Por afrontar las hostias de la vida con optimismo y alegría, siempre teniendo en cuenta que mañana volverá a salir el sol para todos.

Os estoy hablando, cómo no, de mi gran amigo Alberto.

A veces me paro a pensar sobre cómo sería este país si tuviésemos más 'albertos' y menos 'roucosvarelas'. Si cambiásemos, de un plumazo, a Lady Gaga por Mozart, a dios y a las naciones por el sentido común, a la Coca-Cola por un buen Vega Sicilia. Y todo sin levantarle la voz a nadie.

Después de tantos años, hermano, a ver quién nos quita lo bailao. Pero, como tú bien dices, nos queda pendiente una visita a Tokio y muchos, muchísimos, ciclos del Doré.

Y es que contigo, lo mejor siempre está por llegar.

3 comentarios:

alberto dijo...

Eres el mejor. ¡Por favor que alguien con criterio y buen gusto contrate a este monstruo!. Nadie me había hecho lagrimear de esta manera un día de diario y en el curro. Te tengo siempre presente aunque estés ausente. Si tuviera que elegir tener un hijo, no dudaría en que fuera lo más parecido a tí.

Guyb dijo...

Jajajaja... no me lagrimees en el curro, que Pablo debe estar flipando el pobre...

¡Y tú tienes dos hijas estupendísimas, no tienes absolutamente nada que añorar!

Un abrazo crack.

marineroentierra dijo...

Amigo Guyb, Pablo está ya "curao" de espanto, pero aún así y con todo se emociona a veces. En la época de la Wii, del plasma, del plasta y la mala educación (véase Mou) y de la deshumanización global, es reconfortante ver que aún hay románticos como vosotros dos que hacen subir de vez en cuando las acciones de Cleenex. Abrazos.