Movistar y yo no nos entendemos

Quizá la culpa es mía. Tengo tendencia a tratar de razonar con las personas y no termino de comprender que no todas pueden o quieren hacerlo. A lo mejor también hay una pizca de masoquismo en el asunto.

El caso es que esta es la conversación que he tenido con una comercial de Movistar hoy mismo:

- Hola, buenas tardes, soy Doris Cabrales, le llamo de...
- De Movistar, ¿verdad?
- Efectivamente señor.
- ¿Sabe por qué lo sé?
- No señor.
- Porque me llevan llamando dos semanas a pesar de mis múltiples (y amargas) quejas.
- Lo lamento señor, yo solo quería explicarle las tarifas que Movistar puede ofrecerle para ahorrar en la factura de su teléfono.
- Ya, como los demás. ¿Y sabe porqué ellos no consiguieron nada?
- No señor.
- Porque tengo un contrato de permanencia de 18 meses con Orange.
- Ahá, comprendo. Pero si me permite le voy a explicar los beneficios de cambiar su móvil a Movistar, ya que...
- No me está escuchando. Le digo que firmé un contrato hace dos meses que incluye una multa si lo incumplo.
- Entiendo señor. ¿Me puede decir su nombre?
- No.
- Perfecto señor. En su caso tendría dos opciones para ahorrar: contratar una segunda línea con Movistar o cambiar su contrato.
- Le repito por última vez: si cambio el contrato tengo que pagar una penalización. ¿Acaso la va a pagar Movistar?
- No señor, nosotros no podemos hacer eso.
- Entonces descarte esa opción.
- ¿Estaría interesado entonces en contratar una segunda línea?
- ¿Y para qué iba a querer yo otra línea telefónica?
- Para ahorrar. Además le regalaríamos un móvil de gama alta.
- ¿Le han dicho alguna vez que utiliza el verbo "ahorrar" sin ton ni son?
- No le entiendo señor.
- Vale. ¿Entiende usted ahorrar como "gastar menos dinero"?
- Claro señor, para eso le he llamado.
- Bien. Ahora explíqueme cómo iba a gastar menos dinero contratando una línea de teléfono adicional.
- Porque puedo ofrecerle una tarifa más económica que la que usted tiene ahora mismo.
- De acuerdo, pero yo tendría que pagar mi actual tarifa más la suya, aunque fuese más económica.
- No le entiendo señor.
- Ponga que yo pago ahora mismo 50 euros. Si la suya es de 40 euros, pagaría 90 euros en total. ¿Esto lo entiende?
- Ehh... sí señor.
- Luego lo que usted ofrece no me supone un ahorro en absoluto.
- (Silencio)
- ¿Lo dejamos ya?
- Señor, en este momento puedo ofrecerle un iPhone 4.
- Ya tengo un iPhone 4.
- Bueno, pero ahora tendría otro, sin coste por su parte.
- Contratando una segunda línea con vosotros.
- Sí señor.
- Si tuviera dos iPhones podría hablar con dos personas a la vez, ¿no?
- Efectivamente señor.
- ¿Se da cuenta de lo estúpidos que son sus argumentos, amiga?
- No le entiendo señor.
- Yo sí que no les entiendo (colgando).

3 comentarios:

Pantero Pinco dijo...

:P

Buenísimo.

Yo tengo mis lios con Movistar... Pero el absurdo máximo fue con Orange: me llamaron para ofrecerme un iPhone más caro del que ya había comprado. "Pero lo que me ofreces es más caro", les dije. "...ya", contestaron.

Me consuela pensar que son pobres empleados que tienen un marcador automático y que a veces no pueden sino hacer el ridículo a su pesar.

Saludos cordiales!

Gub dijo...

¡Qué bueno verte por aquí de nuevo Pantero!

La verdad es que las operadoras hoy en día son unos generados WFT? de cuidado...

¡Un abrazo maestro!

Anónimo dijo...

Alfredito, me encantan estos posts tuyos de conversaciones surrealistas. Son tan magníficos como reales.