Sucedió hace menos de un minuto

Reproducción minuciosa del momento que acabo de vivir:

- Guyb: (Marcando un teléfono frente al ordenador)
- Señora cuya voz denota senectud: Sí.
- Guyb: (Sintiéndose mal recibido) Eeeee... hola, ¿puedo hablar con Soledad?
- Señora vieja y hosca: No está.
- Guyb: Ah, vale, pues ya le...
- Señora vieja, cortante y entrometida: ¿Para qué la "quiés"?
- Guyb: Puesss... era por un piso en alquiler que he visto en...
- Señora sorprendentemente informada para sus dos millones de años: ... en el "interné" sí, ya ha llamado mucha gente.
- Guyb: Sí. Pues eso, que ya la llamaré.
- Señora dialogante, pero cansada de repetir el rollo: Es "mhija". Mira, te explico lo que ella le va diciendo a todo el mundo. Está "ocidentada" y no pued...
- Guyb: Disculpe, ¿"ocidentada"? (Me viene a la mente la imagen de Mao Tse Tung zampándose un Big Mac)
- Señora molesta por mi escaso vocabulario: Sí, "ocidentada". Ha tenido un "ocidente" y se ha roto un tobillo con una moto. Lleva cuatro meses sin salir de casa y no puede enseñar el piso.
- Guyb: Ahá. ¿Y cuándo cree que se recuperará? (Mientras pienso que cuatro meses son muchos para un tobillo y que, para no salir de casa, ahora mismo no está en ella).
- Señora con ganas de desparasitarse: Ella está diciendo que para "setiembre". Lleva muchos meses explicando eso a los que llaman. Es una murga, porque ella no puede enseñarlo.
- Guyb: ¿Por qué no ha quitado el anuncio? (Por un momento intuyo que mi interlocutora es la señora Reilly)
- Señora farfullando: No sé, porque dice no se qué de que si lo quita no le dejan volver a ponerlo nunca más.
- Guyb: Ahá. (Solo tengo una cosa clara: que no quiero a esta pareja como caseras).
- Vieja chocheando: Sí. Una moto le rompió el tobillo.
- Guyb: (Impacientándose) Ahá, vale, pues...
- Vieja dando mal rollo: ¿La vas a llamar?
- Guyb: Ssss... ¿eh?
- Vieja inquisitoria: ¿La llamas o qué?
- Guyb: (Comenzando a sentirse incómodo) Sí, sí, claro... en septiembre, ¿no?
- Vieja demostrando agilidad mental: En 'setiembre' claro. Es que ahora no puede salir, pero tiene que alquilar el piso, ya lo sabe ella.
- Guyb: Ya, sí. Yo la llamo después del verano.
- Vieja con un plan: ¿Cómo te llamas?
- Guyb: (Acojonado) Sí. Ah, yo, sí... Jorge (mi alias comodín).
- Vieja sorda: "Corje". Cuando vuelva le digo que te llame.
- Guyb: (Más acojonado. ¿¿Cómo tiene mi número??) Vale, genial. Gracias.
- Vieja: Cuando vuelva, que te llame. Luego.
- Guyb: ... cuando vuelva de la calle. (Hago una pausa dramática para que repare en la contradicción de su argumento)
- Vieja impertérrita: ... de la calle, claro. Que te llame.
- Guyb: (Buscando una salida) Venga, muy bien. Vale. Graciasssss...
- Vieja reparando en algo: ¡Oye!
- Guyb: Dígame.
- Vieja: ¡Que no "másdao" tu teléfono para que te lla...
- Guyb:
(Colgando el teléfono frente al ordenador)