Los 'social media'

Como las setas con la lluvia, al candor de las redes sociales ha surgido un cargo curioso: el social media. Hoy, cualquier agencia publicitaria ha de contar al menos con uno. Son feisbukers profesionales, tipos que presumen de ser 'nativos digitales' y cuya principal misión es mover las campañas por el 2.0.

No dudo yo de que el puesto pueda ser de utilidad para las organizaciones, pero no como se está enfocando actualmente. Quiero decir que a nadie le interesa ser amigo de "vete de cruzero con Ballantines", "Encesta tu triple con Rudy" o giliflauteces por el estilo. La gente no es -del todo- tonta, y sabe que lo único que puede esperar de estos contactos es spam y más spam. Al final estas campañas solo consiguen adhesiones de personas afines al publicante, que se suman por compromiso, y de dos o tres tristes que anhelan una camiseta gratis.

Tenemos un buen ejemplo en 'estoloarreglamosentretodos.org', una iniciativa de 4 millones de euros que ha conseguido más detractores que fans en sus pocas semanas de bagaje.

"Hay que estar en Facebook", dicen los prebostes de la comunicación como si de un dogma se tratase. No se dan cuenta, o no quieren hacerlo, de que las redes sociales ofrecen demasiadas posibilidades al usuario como para insultarlos con enlaces del tipo: "Nuevo spot de Rudy. Mira cómo la cuela".

Pues no, no 'cuela' muchachos. Ni mucho menos basta con estar en Facebook. No es tanto cuestión de inversión económica, ni de exposición, como de tiempo. Si queréis que os sigamos, cread contenido interesante. Conseguid que nos interese leeros. Porque si seguís con los viajecitos, los fotocoles y el viralcito de turno pronto algún gurú sentenciará: "La publicidad en Internet no tiene futuro".