Por decir algo

Es recurrente, tiene tirón e incluso parece razonable dentro de los tiempos periodísticos que corren... pero chicos de Marca.com, este sondeo no tiene razón de ser.

Porque de los 20.945 que han votado, ni el 1% había oído hablar del tal Faubert en su puñetera vida.

Y lo sabéis.


PD | ¡Y estad atentos, que en el title de la páginas sigue poniendo "PRUEBAS"!

Leer más...

Estupideces habituales

-Que se te caiga el chicle de la boca mientras hablas.
-Acercarte a saludar a alguien por la calle y descubrir que no es quien pensabas.
-Llamar a un número equivocado y colgar la segunda vez al escuchar la voz de la misma persona.
-Intentar, por enésima vez, chuparte el codo.
-Intentarlo ahora por enésima vez +1.
-Atragantarte tragando saliva.
-Abrir una caja de cerillas al revés.
-Llamar a tu novia por el nombre de tu ex novia.
-Usar los dedos para hacer sumas ridículas.
-Olvidarte de quitar las etiquetas de la ropa nueva.
-Tirarse de cabeza a la piscina y que el bañador salga a flote antes que tú.
-Hacer una cola larguísima y descubrir al final que no era para lo que pensabas.
-Que se te caigan las llaves por el hueco del ascensor.
-Buscar desesperadamente algo que tienes en la mano.
-Tratar de echar bebida en un vaso sin quitar el tapón de la botella.
-Organizar una cena con velitas y quemarte la manga haciendo cualquier gesto.
-Ir a votar sin el D.N.I.
-Salir con el coche, olvidarlo y volverte en transporte público.
-Llegar al mostrador de una tienda y no recordar qué quieres.
-Despertarte en el metro y descubrir tu cabeza plácidamente apoyada en el hombro de alguien.

Leer más...

Rematar a Hitler

Tom Cruise: "Cuando tenía cuatro años vi las consecuencias del holocausto y pensé: ¿Por qué nadie trata de matar a este hombre? (a Hitler)"

Tom, no parece un sentimiento muy adecuado para un niño que apenas sabe hablar... ni contar, porque a tus cuatro años (1966) el führer ya llevaba veintiuno criando malvas.

Leer más...

Contra la crisis...

...visión empresarial. Y recordad, si hay vida, hay negocio.


Via | Microsiervos

Leer más...

Con permiso, Alejandro

Asunto: Me imagino que ya lo conoces, pero...
De: Álex
Para: Guyb

Escribí "paquete higuera" en el buscador de Youtube. Respiré profundamente. Miré al cielo buscando un posible consejo divino (mis preferidos siempre han sido el de los muchos brazos y el de la cara de elefante, pero eso es "harina de otro costal"...). Volví a mirar lo escrito cuidando que no hubiese ningún error. Respiré de nuevo. Pulsé ENTER.

Y APARECIÓ ESTE CACHO DE PIRLO:


Y, como bonus, os dejo una selección de vídeo y texto de la misma fuente:

El fútbol líquido, por Enric González

Perdonen. Les prometo que este articulito habla de fútbol. De Matthew Le Tissier, por ejemplo: el genio perezoso que nunca quiso dejar su equipo, el Southampton.

Pero antes habrá que mencionar al filósofo polaco Zygmund Bauman y referirse un momento a su exitosa teoría de la sociedad líquida. Bauman afirma que la vieja sociedad sólida, construida sobre bases estables como la familia, el empleo o las instituciones políticas, se ha desvanecido y que la posmodernidad ha roto todos los anclajes. Nos movemos en un entorno precario y cambiante, en el que antiguos valores como la fidelidad, la duración o la renuncia han perdido su significado. Eso es la sociedad líquida. Algunos hablan ya de sociedad gaseosa. Los individuos y las instituciones flotamos a la deriva.


Llegamos a Le Tissier. Fue, y es, el hombre más reverenciado de Southampton, una localidad no especialmente agraciada del sureste inglés. Dedicó al Southampton, un equipo siempre al borde del desastre, su carrera deportiva completa (1985-2002) y una colección de goles increíbles. Le gustaba elevar el balón y golpearlo en el aire, como suele hacerse en la playa (nació en Guernsey, una isla del Canal de la Mancha), y no fallaba un penalti. Lanzó 50 y marcó 49. El día que falló corrió a felicitar al portero: era y es un tipo amable. Le Tissier, que a veces estaba muy gordo y no se distinguía por su rapidez, fue tentado por numerosos clubes. Milan, Chelsea y Tottenham le hicieron ofertas en firme. Ni siquiera contestaba. Sólo fue internacional en ocho ocasiones y tampoco eso pareció importarle mucho.

Matthew Le Tissier fue un futbolista de club. Hasta hace un par de décadas, había al menos uno en cada equipo modesto y, quitando a los fenómenos, que siempre emigraron, alguno de ellos era realmente bueno. Representaban la continuidad y la memoria. ¿Hacemos ahora una lista de los grandes futbolistas de club? Raúl en el Madrid. Puyol en el Barcelona. Gerrard en el Liverpool. Maldini en el Milan. Totti en el Roma. Del Piero, con reparos (ha jugado en otros equipos) en la Juventus. Podríamos añadir algunos más. ¿Se les ocurre alguno en un equipo de aspiraciones limitadas? Queda Tamudo, pero sigue en el Espanyol por pura casualidad: porque el Rangers, que le fichó hace ocho años, le devolvió a Barcelona por razones médicas.

En la sociedad líquida, los grandes jugadores de club y, por extensión, la estabilidad y la memoria constituyen un lujo, una rareza que sólo pueden permitirse las instituciones más solventes.

Le Tissier era ya un veterano cuando el pay per view de Murdoch creó la Premier League, los sueldos se dispararon y el fútbol inglés alcanzó el estado líquido. Pudo vivir al margen del nuevo modelo de negocio. Su caso, hoy, es prácticamente irrepetible. Enjambres de intermediarios flotan sobre las canchas juveniles para llevarse al chico prometedor mucho antes de la mayoría de edad. Ocurre lo que todos sabemos: los clubes fuertes son cada vez más fuertes y los débiles son cada vez más débiles. Y ocurre además lo que decíamos antes: que la continuidad, la memoria, los relevos entre generaciones, son sólo de quien puede pagarlos.

Leer más...

Un golpe, una lección

Cualquiera que haya trabajado en prensa deportiva -o sea un lector habitual de la misma- sabe que entrevistar a un futbolista es una experiencia profesional frustrante. Porque no suelen reconocer sus errores, maquillan la realidad en tonos claros y repiten machachonamente expresiones vacías del tipo "Ahora sólo tengo el mente el próximo partido" o "Seguiré trabajando para que el míster me haga titular".

Por eso resulta una experiencia liberadora, tanto para el periodista como para el lector, toparse con entrevistas como la que concedió Javier Farinós a Cayetano Ros, de El País.

Farinós, centrocampista estiloso con retazos luminosos, llegó al Inter de Milán con 22 años y la marca del elegido. Pero la cosa se torció y hoy milita en el modesto Hércules de 2ª División ganándose la vida como le dejan. No obstante, Javier se ha desentendido del niñato que llegó a Milán y ahora es una persona reflexiva, sincera y muy capaz de ver sus errores.

El futbolista fue de más a menos; la persona, justo al contrario.

Felicidades tío.

-¿Llevó una vida frívola en el Inter?
-Sí, creo que hice tonterías. Tenía 22 años, buenos ingresos e hice cosas para demostrar que tenía dinero: como comprar en las tiendas de moda de Milán. Me dejé llevar por lo que hacía todo el mundo y me arrepiento.

-¿Qué pasó en París? [el Madrid arrolló al Valencia en la final de la Champions de 2000]
-Jugué con dolores. Sufrimos un exceso de confianza que nos mató. Toda la temporada había ido sobre ruedas y lo echamos todo a perder.

-¿En quién se apoyó? [cuando ningún equipo de Primera le quiso]
-Lo pasaba muy mal cuando tenía tiempo para pensar. Por eso me iba a trabajar con un amigo a cargar y descargar un camión. Subirats, que fue entrenador mío en juveniles, quiso contar conmigo cuando sabía que yo estaba mal.

-¿Cómo se definiría como jugador?
-Soy un centrocampista que si estoy al 100%, soy muy bueno; pero si no, soy malo. Tengo un poco de todo, pero nada muy bueno.

Leer más...

Vincent

Os puede parecer mentira, pero sigo encontrando fanáticos de Tim Burton que no han visto Vincent. Y eso no puede ser.

Al final del post os cuento algunos detalles del cortometraje, pero antes disfrutad de esta pequeña gran cosa.


Vincent (1982) es la historia de un niño de 7 años obsesionado con el actor Vincent Price y el dramaturgo Edgar Allan Poe. Como sabéis, Price es conocido por haber protagonizado cientos de películas de serie B a las órdenes de Roger Corman en los sesenta, época que coincidió con la niñez de Tim Burton. Para él Price era un auténtico mito de la gran pantalla y sólo demostrándole su infinita admiración pudo convencerle para que pusiese voz a su debut utilizando la técnica stop-motion. Posteriormente Burton la sublimaría con producciones como Pesadilla antes de Navidad (1993) o La novia cadáver (2005).

El corto está basado en un tétrico poema, de corte poesiano, que Burton escribió mientras trabajaba para Disney. Tim tuvo la fortuna de contar con el animador Rick Heinricks y el cámara Víctor Abdalov para rodar una historia que, como otras muchas, está repleta de referencias autobiográficas sobre la infancia del autor. En su día, la cinta fue proyectada durante tres semanas en pequeñas teatros de Los Ángeles, donde se hizo con un reconocimiento que le condujo al Premio del Público en el Festival de Cine de Animación de Ottawa en 1984.

Si os ha gustado Vincent podéis probar con el mediometraje Frankenweenie (1984), divido en tres partes: (1) - (2) - (3)

Leer más...

The pain in Spain isn't hard to explain

Escribe Paul Krugman (y traduce servidor) para The New York Times:

"El dolor en España no es difícil de explicar [título del post que traducido pierde la gracia]. España era básicamente Florida con una burbuja inmobiliaria inflada tanto por los residentes como por las moradores veraniegos, y ahora la burbuja ha explotado.

Pero España está en peor forma que Florida, por dos razones -razones familiares para cualquiera que haya estado involucrado en el gran debate sobre los beneficios del euro.

En primer lugar, Europa carece de un gobierno central; España, a diferencia de Florida, no puede negociar con la Seguridad Social y los cheques del Medicare procedentes de Washington. Así que la carga de la recesión recae por completo en el presupuesto local - de ahí que el país esté declinando su clasificación crediticia
.

Segundo, Estados Unidos tiene, más o menos, un mercado laboral integrado geográficamente: los trabajadores se mueven desde las regiones deprimidas hacia otras con mejores perspectivas (la quiebra inmobiliaria ha provocado, sin embargo, una reducción de la movilidad porque la gente no puede vender sus casas). En Europa no es así: sí, existe cierta movilidad entre la elite y los trabajadores con bajo salario, pero no como en Estados Unidos.

Entonces, ¿qué puede hacer España? Necesita volverse más competitiva - pero no puede devaluar su moneda, porque pertenece a la eurozona. Así que la única alternativa pasa por recortar los salarios, lo que es desesperantemente difícil de conseguir (y crea grandes problemas a los deudores).

Contrariamente a lo que se ha venido diciendo en las últimas semanas, ser miembro de la zona euro no inmuniza contra la crisis. En el caso español (y en el italiano, y en el irlandés, y en el griego) el euro más bien está complicando las cosas."

Sinceramente creo que Krugman (premio Príncipe de Asturias y Nobel de Economía) no descubre nada señalando, a estas alturas, que la devaluación de la moneda no es viable tras la implantación de una divisa común. Con González la peseta se depreció hasta límites terroríficos y sólo conseguimos una tregua interna, mientras la competitividad de España en los mercados internacionales rozaba (y 'rozar' es un eufemismo) el ridículo.

Tampoco me parece acertado argumentar que la movilidad de los trabajadores está limitada porque no pueden vender sus casas. En primer lugar porque el que quiere vender, vende. Y en segundas nupcias porque Europa no es Estados Unidos, no existe ese concepto de nación, y los españoles tendemos a buscar el trabajo en las grandes urbes, que son Madrid y Barcelona, no Berlín y París.

No obstante, mis juicios macroeconómicos tienen la misma credibilidad que las noticias de Telemadrid. ¿A vosotros qué os parece?

Leer más...

GM | Las matemáticas de The Beatles

El acorde con el que comienza A hard day's night ha sido uno de los grandes misterios de la música durante los últimos años. Durante este tiempo diversos guitarristas han estado working like dogs en busca del mítico sonido hasta alcanzar una conclusión: no se puede reproducir el acorde con dos guitarras y un bajo. Porque hay algo más, un ingrediente secreto que los de Liverpool se negaron a desvelar y que lo hace único, inimitable, imposible.

Imposible para el oído humano, no apto para identificar ese matiz que introdujo el productor Sir George Martin entre la Rickenbacker de George Harrison y que finalmente resultó ser un fa de piano.


La dichosa nota ha mantenido en el anonimato 40 años, dando esquinazo a la legión de beatlemaníacos y poppies gafaspasta. Hasta que topó con el profesor Jason Brown, de la Universidad de Dalhousie, y sus aplicaciones prácticas de las teorías matemáticas. Para detectar el origen del sonido Brown empleó la Transformada de Fourier, (de Jean-Baptiste Fourier, no confundir con el bueno de Heraclio) una "aplicación que hace corresponder a una función f con valores complejos y definida en la recta, otra función g definida de la forma que se explica debajo" según Wikipedia.

Para los que os sirva de algo, la ecuación vendría a parecerse a esto:


PD | Fíjate tú, yo siempre confundí el comienzo de A hard day's night con el de Venus.

Leer más...

Calderón derribado

A la vista de la polvareda desatada en los comentarios del anterior post he decidido liarme la manta a la cabeza y publicar lo que espero sea el último texto que este blog dedica al impresentable Ramón Calderón. Como decía Jack El Destripador, vamos por partes.

El Calderón de las promesas. Nuestro triste letradillo aterrizó en el cargo asegurando que Cesc, Kaká y Robben vestirían de blanco. A nadie en su sano juicio se le ocurriría semejante afirmación sin tener atados, y bien atados, a los futbolistas, ¿verdad? Porque este tipo de declaraciones encarecen el producto ad infinitum, además de ningunear a los clubes propietarios, despojados de su derecho a opinar sobre la operación. Cuando la Prensa recordó al ex presidente que tanto Kaká como Cesc lucían la etiqueta de 'intransferibles', Ramón se descolgó con esto:

"Durante toda mi vida siempre me caractericé por cumplir lo prometido y todos los socios lo saben. Y digo que Kaká jugará en el Real Madrid si yo salgo presidente, que nadie lo dude."

Naturalmente, ni Kaká ni Cesc llegaron nunca al Bernabeu. Para colmo, desde Milán y Londres calificaron al Real Madrid de "bandido" por negociar antes con el jugador que con ellos. Robben arribó dos años después después a precio de caviar (casi 40 millones) y su rendimiento actual es un milagro: creedme, le llevo siguiendo desde que debutó en el PSV y su declive físico era más que alarmante. Para muestra, un botón: en 8 años como profesional ha jugado una media de 23 partidos por temporada.

Este verano Calderón envidó a la mayor y movilizó toda la maquinaria del club para fichar a Cristiano Ronaldo. Otro movimiento publicitado con alevosía y, de nuevo, otro fiasco. Hubo que recurrir al plan B, que al final consistió solamente en fichar a Van der Vaart. En estas que el equipo empezó el curso con más agujeros que un queso de Gruyere y Calderón se vio obligado a fichar en diciembre a Lassana Diarrá y Hunterlaar. El ex presidente, por lo visto, esperaba aguantar toda la temporada con un solo delantero; Van Nistelrooy, de 32 años.

El Calderón bocazas. He de reconocer que nunca me dio buena espina el tipo. Quizá fue su traje azul cielo, quizá su actitud lametraseril... no lo sé, pero la sensación de estar frente a un botarate siempre estuvo presente. Mis peores temores se confirmaron tras el 'Incidente Villanueva': allí, ante un auditorio universitario, Calderón reveló el suelo de Casillas, calificó a Guti como "una promesa de 31 años", criticó la actitud del Bernabeu... y lo peor de todo, describió a los futbolistas como analfabetos sobrepagados y caprichosos. (Por cierto, meses después decidió que la mejor manera de estimular a su sobrepagado equipo era subiéndoles las primas por objetivos).

Vamos, lo que se dice un seco puntapié en los huevos de la plantilla.

Cuando no entiendo los motivos de alguna acción relevante tiendo a esperar, no vaya a ser que nos encontremos ante un genio con un plan tan brillante que ciega. Pensé que Calderón tenía algo entre manos, que aquella salida de tono no podía ser un descuido gratuito viniendo de una figura tan destacada.

Sus disculpas públicas fueron muy esclarecedoras: habemus bobo. Y para arreglarlo incluyó a Guti, tan genial como díscolo e infantil, entre los que recibieron el famoso contrato vitalicio del Real Madrid...

El Calderón tonto. Es la faceta que más ha marcado su administración. Hay quien le tilda de corrupto, quizá olvidando que para entretejer una acción delictiva se precisa de un cerebro funcional. Me inclino más por la tesis de que el ex presidente nunca supo nada de los amaños, los cargos a cuenta del club o la adulteración de las comisiones por traspaso. Le bastó con rodearse de gentuza y no seguir la pista de sus actividades. A lo mejor no quiso saber; no importa, él es el responsable final.

Más tontuna. Tratando de justificarse en la SER por haber tirado de talonario en el mercado de invierno, a Don Ramón se le escapa en antena el diagnóstico de Rubén de la Red:


El Calderón que lo niega todo. Pero si por algo se ha definido el peor presidente de la historia del Real Madrid es por su asombrosa facilidad para negar la evidencia. Jamás reconoció desconocer la norma que impedía la inscripción simultánea de Lass y Huntelaar en Champions. De hecho, para justificar su ignorancia, decidió llegar hasta el Tribunal Superior de Arbitraje Deportivo... ¡¡para derogar una reglamentación que él mismo acató al comenzar el torneo!!

Según él, tampoco conocía a los falsos compromisarios que se colaron en la asamblea y que, curiosamente, le votaron. Se publican unas imagénes en las que sale Calderón, su hijo y un directivo en compañía de los ínclitos, lo que crea una presión que le empuja a dimitir. Pero, atención, Calderón dice que se va por un "acoso mediático", que tiene las "manos limpias" y que su dimisión es un "triunfo del mal".

Toma ya. Sólo le faltó el famoso: ¿A quién va a creer? ¿A mí o a sus propios ojos?


El Calderón derribado. Ha costado, pero por fin hemos llegado al epígrafe que da nombre al post. Yo, como Gontxo y Musikeando decían en los comentarios del anterior post, no creo que Florentino sea el hombre detrás de la cortina en todo este proceso. Al principio de su mandato sí me escamó la vehemencia con la que Alcaide y Cargabajosa, de El Mundo, le buscaban las vueltas a Calderón. Con el tiempo me convencí de que sólo eran dos tiburones que habían olido sangre y que no pararían tener su presa. Sus reportajes tienen cuajo, aportan pruebas y concluyen demasiado. No es por tanto descabellado pensar que, a la vista de los resultados, Pedro Jota optase por involucrar a su brazo deportivo Marca en el asedio calderoniano.

Marca llega este último año para derribar a un Calderón que va haciendo eses. Sin más.

Leer más...

Esto con Polanco no pasaba

"Calderón no va a dimitir hoy, va a convocar elecciones. Renuncia al año que le queda. Ha tenido una jauría mediática desde que llegó y no le han dejado gobernar."

José Ramón de la Morena, vidente de Brunete.

Me fascina cómo los medios de PRISA han comunicado la dimisión del presidente pasando de puntillas por las causas, en las que tendrían que haber mencionado forzosamente a la competencia. Como colofón Joserra se descolgó ayer -y se ratificó esta mañana- anunciando que Calderón se quedaba.

Pues hale, a envainársela. Ay, si il consigliere levantase la cabeza...

Leer más...

¿Cómo tienes tantos huevos, Calderón?

En el mundo de la comunicación, tanto la periodística como la comunicación política, la corporativa y la publicidad, se pueden desarrollar más o menos habilidades, ganar experiencia, aprender técnicas… pero si hay una premisa básica que tiene que ser siempre el punto de partida es esta: NO MENTIR.

La mentira usada como estrategia no se sostiene, y empleada como táctica acabará echando por tierra cualquier estrategia en la que la hayamos involucrado. La mentira no se sostiene en el tiempo, puede servir para capear un temporal pero acabará por hundir el barco. Nunca, jamás, es rentable a largo plazo.

Y esto le ha pasado a Ramón Calderón, cuyo mandato ha ido de trola en trola. Y que ahora se dedica a echar balones fuera y usar como eslógan el título de aquel disco de Supertramp: Crisis? What crisis? Su acceso a la presidencia fue controvertido: el tema del voto por correo y la milonga de “Kaká, Cesc y Robben”, ¿qué decir sobre esto que ya no se sepa? Este verano, demostrando no haber aprendido nada de la experiencia, se volvió a meter en otro pantano con el tema de Cristiano (yo “hate”), que como decimos en Galicia “ya cheira”…

Hace nada vino lo de Lass y Huntelaar, donde se demostró a la vez incompetencia y sinvergonzonería. No hacía falta mentir, se podía asumir el error y a partir de ahí centrar los mensajes clave en que ambos “son fichajes para reforzar la plantilla a largo plazo”. Está claro que la cualificación profesional de los responsables habría quedado en entredicho, pero al menos salvarían la credibilidad, algo que es tan importante porque cuesta mucho trabajo ganarla y se puede perder con muy poquito. La solución era ser sinceros e intentar que el escándalo pasase pronto, todo lo contrario a lo que se hizo: alimentar la polémica haciendo declaraciones contradictorias y yendo a suplicar a Platini (¡qué idea!), dilapidando el orgullo de un madridismo que siempre ha presumido de ser un "club señor”.

Pero el colmo, el auténtico escándalo, la peor tropelía (que palabra tan genial) ha llegado esta semana con el destape (pero sin tetas) de la jugarreta de Calderón para que le aprobasen la asamblea. Los fichajes fantasma, la incapacidad de la secretaría técnica, la mala planificación de la plantilla, el apoyo a los grupos violentos, el desconocimiento de las leyes deportivas, el hecho de que en mecas futbolísticas como Manchester o Milán te llamen bandidos y el despilfarro del dinero de las arcas ya son issues que habrían hecho caer al presidente de cualquier otro equipo, mientras que el del Real Madrid se mantenía en su puesto aplicando una gestión de niego todo, miro para otro lado y p’adelante que seguramente no se estudiará en los seminarios de gestión de crisis; pero lo de la asamblea no tiene nombre, tenía que haber dimitido al instante, en cambio tuvo los cojonazos de destituir a un par de curritos y hacerse el indignado.

Esta semana ha salido en la portada de un montón de periódicos, incluidos los generalistas y diarios internacionales y se ha convertido en uno de los temas más candentes de la actualidad española. ¡Hasta tiene grupo en Facebook! Esto ya no es una falta de respeto al socio, es poner de manifiesto que el club “de los señores” está en manos de estafadores, bandidos y tunantes. Y está claro que alguien le va a tener que echar de ahí, porque por él no se mueve ni de coña.

"Lo fácil es dimitir y abandonar, pero eso es de cobardes. Cuando eso ocurre es que hay algo que ocultar".

Olé tus huevazos.

PD Y tengo que reconocer el trabajo de investigación de Marca en este asunto. Sí, ese diario que en mi opinión es el más sensacionalista que tenemos y del que suelo decir “si España no está en el G-8 es porque el Marca es el periódico más leído”. Pero esto ha estado bien, mi enhorabuena.

Leer más...

Ya hay 'Gilipollas del año'

La publicación semanal El Jueves, desde 1977 presente en los kioskos de España, ha concedido el premio de 'El Gilipollas del año' 2008 a Federico Jiménez Losantos. Es la segunda ocasión consecutiva que los lectores de El Jueves reconocen a Losantos como el "personaje público que demuestra menos juicio intelectual o moral y más orgullo por ello".

Tras una apretada votación, el locutor eclesiástico se ha impuesto a personajes de la talla de Esperanza Aguirre, Telecinco o Iñaki de Juana Chaos. No obstante, un vídeo publicado en la web de la revista ha servido de justificación para canalizar la rabia de Federico, que piensa denunciar a El Jueves: "A pesar de que no confío en la justicia, voy a ver si me toca un juez decente".

Mucha suerte con la demanda y felicidades a los premiados.

Leer más...

Bendito autobús

¡Ya era hora!

El trato ya está cerrado. La Asociación Madrileña de Ateos y Librepensadores (AMAL) y Publisistemas, la empresa que gestiona la publicidad en los autobuses urbanos, han llegado esta mañana a un acuerdo, según explica Luis Vega, presidente de AMAL. El bus ateo, con el lema Probablemente, dios no existe. Deja de preocuparte y disfruta, circulará durante un mes por las calles de Madrid, y no 15 días como se había planteado en un principio.

Serán dos autobuses, uno de la línea 3 (Puerta de Toledo- Plaza de San Amaro) y el segundo de la la línea 5 (Puerta del Sol-Chamartín). La campaña, que costará 4.000 euros, comenzará el lunes 26 o el martes 27 de enero.

Por supuesto, tendréis reportaje del evento.

Leer más...

So sweet

No soy amigo de hacer post sobre la vida personal de nadie, y mucho menos de la mia, pero lo de esta tarde me ha llegado.

Después de años de "mejor te doy dinero, no vaya a equivocarme con el regalo", hoy Marina me dio esta enorme caja con todo lo que Guyb podría necesitar: gominolas, Nutella y Woody Allen.

Un acierto enorme, muchas gracias. De verdad.

PD: Si a alguien le apetece sentarse conmigo a comer nubes hasta que la glucemia nos ciegue como a perros, toque al móvil. Hay como para una boda.

Leer más...

Let it snow

Viernes, frío, gripe... "¡Qué demonios!", me dije esta mañana al salir de casa, "hoy me voy al trabajo en coche".

Quizá por la pereza de quitar toda esa nieve, quizá por aprensión a un más que probable 'efecto frigorífico', terminé de nuevo en el metro.

Da igual, hoy la meteorología se cagó en la rutina, y eso siempre merece la pena.


PD | Sobre el faro izquiero podéis ver el resultado de mi lastimoso plan para solucionar la cuestión.

Leer más...

Ellos no pudieron hacer más

La dirección de Adn.es, versión digital del diario gratuito Adn (propiedad del Grupo Planeta), ha comunicado hoy a la plantilla el cese de actividad de la compañía. La medida afecta a unos 40 trabajadores de la redacción de Madrid.

En un año y medio de actividad, el proyecto de Juan Varela había logrado 1,3 millones de usuarios únicos, una cuota más que decente para un mercado que empieza a dar visos de saturación. Y la previsión era al alza.

Adn.es puede presumir de haber respetado y fomentado siempre las ventajas que ofrece internet, además de ofrecer un contenido digno y ajustado a la realidad informativa.

En fin, otro buen proyecto truncado por una mala gestión empresarial. Quizá nos riamos de esto en el futuro, pero, hoy por hoy, los medios en la red son los primeros en pagar los platos rotos.

Leer más...

El mexicano impasible

No es fácil ganar a este Barça. De hecho es complicado amarrar un miserable punto contra el equipo de Guardiola, una máquina de hacer fútbol que roza la excelencia en numerosos aspectos del juego. Si te cierras te marean con el tiki-taka hasta que descubres un flanco, y si adelantas líneas en dos contragolpes ya te han mandado calentito a casa. Con semejante panorama, al entrenador rival sólo le queda dibujar un esquema de contención y cruzar los dedos para que todo vaya mejor de lo previsto.

Y aún dándose estas circunstancias la derrota es un desenlace más que posible.

Por supuesto, el menor error táctico en este contexto es sinónimo de paliza. Lo saben los técnicos de todo el mundo y lo debería saber Aguirre. El mexicano presentó ayer una formación absurda, repleta de agujeros y piezas desubicadas. Pero lo peor no es que se equivocase, sino que no supo -o no quiso- rectificar.

Empezó deslocalizando a Maxi, perdido en una tierra de nadie entre Maniche y los delanteros, incapaz de recibir ni aprovechar su llegada al área. Luego mareó al ya de por sí confundido Heitinga, instándole a rotar entre el lateral derecho y los centrales cuando Seitaridis franqueaba el medio campo. Por último atrincheró a Maniche y a Assunçao, tan empeñados en ayudar a sacar el balón de la cueva que cedieron siempre a Keita, Busquets y Touré veinte metros para catalizar el juego del Barcelona. No quiero ni pensar qué hubiese sido del Atleti de haber jugado Xavi.

Pero la jaimitada mayor, la estulticia hecha decisión, fue la de colocar en la izquierda a Simao y Pernía. El portugués defiende bien poquito y Mariano... simplemente no tiene nivel para jugar en Primera División (defeco en la denominación 'Liga BBVA', dicho sea de paso). Estos dos fueron los designados por Aguirre para sofocar el vendaval que el Barcelona despliega por la derecha a cargo de los dos mejores jugadores del mundo en sus puestos: Dani Alves y Lionel Messi.


¿Las consecuencias? Los dos atléticos al borde de la expulsión y tres goles de La Pulga, que pocas veces tendrá una situación tan plácida como la de ayer. El Barça deshilachó a los madrileños por la derecha, una autopista de cuatro carriles cuyo peaje pudo haber sido más caro si Iturralde hubiese señalado el placaje en el área de Heitinga sobre Messi o éste hubiese convertido el cañonazo que estrelló contra el larguero. Aguirre sólo abandonó su pasividad, ya con el marcador en contra, para dar entrada a un central (Ufjalusi) y quitar un delantero por Miguel De las Cuevas.

"No se me pasa por la cabeza dimitir", dijo el mexicano en la rueda de prensa posterior al partido.

Con todo, lo peor es que está orgulloso de su trabajo.

[ACTUALIZACIÓN] No obstante la directiva de Ramón Calderón está decidida a superar a sus vecinos en jaimitadas. No fue suficientemente bochornoso que nadie de todos los empleados, abogados, directivos o jugadores del Real Madrid conociese las normas de la Champions League; ellos querían más ridículo, así que lanzaron una delirante nota de prensa asegurando conocer el texto.

Ahora quieren saltarse a la UEFA y acudir al Tribunal Superior de Justicia Deportiva, una entidad ajena al mundo del fútbol. ¿Cuál es la injusticia que motiva esta medida de excepción? Que quieren cambiar las reglas -que ellos mismos suscribieron en julio- de una competición en pleno desarrollo.

Una buena sopita de ignorancia, ingenuidad y desfachatez, vamos.

¿Y a qué responde todo esto? Seguramente a los deseos de permanencia de una directiva que teme caerse del barco si nos echa el Liverpool de Europa. No importa enfentarse con la UEFA, comprometer gravemente la imagen e historia del club o actuar como trileros a ojos de toda Europa.

Hay crisis, y éstos quieren quedarse.

Leer más...

Lo merezco, pero me voy

"No voy a llorar y decir que no merezco esto. Es problable que lo merezca, pero no lo quiero. Por eso me voy. Qué lástima, pero adiós, me despido de ti y me voy".

Julieta Venegas, descontenta con la sentencia. ¿Os imagináis esta argumentación en un juicio?

¡Feliz año, dehesabitas!

Leer más...