Un sueño de la infancia

Por un momento pensé en dar mi golpe al furgón particular, pero, leyendo detenidamente, descarté la idea.

Una cabra viste mucho, pero no habria cabido en mi salón.


Además, que yo soy de Nintendo.