El videojuego bueno, el videojuego indie

Quizá yo me esté haciendo mayor, pero tengo la sensación de que todos los videojuegos que se lanzan desde hace unos años no son más que segundas y terceras partes de un producto que funcionó en su tiempo. Algo semejante a lo que sucede con el cine, donde la escasez de ideas es tan acuciante que solo falta que anuncien un remake de 'Los bingueros'...

Pero el panorama de juegos independientes, de aquellos desarrollados por un par de amiguetes -y quizá un homosexuado grafista- empieza a dar señales de madurez. Y si hace unos meses os recomendaba el maravilloso World of Goo, hoy os encomiendo a echar un vistazo a Machinarium.


Si os gusta, reflexionad: el juego cuesta 20 miserables dólares, que van directos a los creadores. Sed responsables porque, si lo pirateamos todo, las grandes compañías terminarán resistiendo, pero estos deliciosos indies no.