Eh, Florentino: ya están aquí los problemas

No voy a caer en el oportunismo de quienes hoy piden rodar cabezas mientras hace dos meses se referían a Florentino Pérez como un ser cuasi infalible. Ya en su momento critiqué su modus operandi y hoy me reafirmo: no se puede reclutar a ocho jugadores a base de talonario y esperar resultados inmediatos. Porque si en fútbol 2+2 siempre fuesen 4, cualquier operación de alto nivel sería rentable al tener garantizado el retorno a medio plazo.

Pero no las cosas no son tan sencillas, y acumular talento solo es útil cuando se puede catalizar. La pedrada de ayer en Alcorcón es síntoma de un proceso de acoplamiento en sus primeras fases, cuando los automatismos aún no han tomado el lugar de la incertidumbre. Hoy por hoy, aunque se quiera, todavía no se puede. Los centrocampistas se estorban, los laterales ejercen de electrones libres y la delantera funciona por su cuenta. Al tiempo, los centrales no se complementan y limitan sus funciones al corte y despeje... en el mejor de los casos.

En su día Florentino justificó su segundo desembarco de galácticos diciendo que "había que recuperar el tiempo perdido". Obvió tantos de los factores determinantes a la hora crear un grupo ganador que muchos lllegaron a creérselo; creyeron que bastaría con firmar unos contratos y lanzarles un balón para estar en la final de Champions del Bernabéu.

Ahora ya todos sabemos, por experiencia propia, que va a hacer falta un montón de trabajo para ensamblar las piezas de este Frankenstein balompédico/mediático. Y, pese a que algunos no quisimos embarcar en este viaje, -no con este pasaje- ya que estamos en alta mar solo nos queda remar en la misma dirección.

Es el momento de permancer calladitos, tener paciencia y confiar en el buen juicio de Pellegrini, que a duras penas ha superado sus 100 días de mandato. Qué menos que concederle hasta navidad para evaluar su trabajo con un grupo totalmente nuevo. El chileno tendrá que maniobrar con el ruido de fondo de una opinión pública manipulada por la causa de siempre: vender periódicos a costa de cualquier lógica. Atraídos por el olor a sangre, la prensa depredadora ha decidido unánimemente que la gacela es Pellegrini, y sobre él planearán a la espera de un desenlace jugoso.

El entrenador es el culpable de todo. La culpa empieza y termina en su figura, porque no debe ascender un centímetro más. No cabe dudar de la necesidad de una revolución como la emprendida este verano (13 salidas, 8 llegadas), del dispendio económico (casi 300 millones de euros) o la peculiar confección de la plantilla (10 centrocampistas y solo 3 laterales). Tampoco hay que preguntarse por las atribuciones laborales de Zidane y Pardeza, la incorporación de Mégia Dávila al staff o la más que evidente comercialización de todo lo que tenga que ver con el club. Y qué decir de unos fichajes para los que no se ha consultado al entrenador y unas ventas, especialmente las de Robben y Sneijder, no deseadas por el técnico.

Pero... ¿por qué molestar a Florentino cuando puedes ensañarte con uno de sus empleados?

Un ejemplo de opinión orientada: As.com

Esta es la portada de la web de PRISA a las 18:15:

"La afición pide cabezas" bajo una foto de Pellegrini, blanco y en botella. Se apoyan en una pregunta capciosa ad infinitum ("¿Debería Florentino destituir a Pellegrini?") que plantean en la web al tiempo que obvian una segunda encuesta con formulación muchos más higiénica: "¿Quién es el culpable de la situación?". Con cuatro opciones para elegir, los lectores estiman que el peso de la culpa recae principalmente sobre los jugadores (54%), después sobre la directiva (18%) y por último sobre el entrenador o sobre todos por igual (14%).

5 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Sabes que? Que si echan a Pellegrini se venden más periódicos, se dan más noticias por televisión, se rellenan programas nocturnos de radio y crece el tráfico de usuarios en Marca y As.

Luego vendría buscar al nuevo, hacer cojeturas, recordar antecedentes etc. Es un filón, ¿cómo pides que prescindan de ello? Piensa que hasta el Madrd-Barça todavía queda, y alg habrá que hacer...

J. Ledesma

Yo,Luiso dijo...

Pues si; la culpa es claramente del entrenador, al que sólo se le ocurrió alinear a diez jugadores inernacionales para un partido de máxima exigencia como este.

Y por supuesto, del Presidente, que al parecer piensa que formar una plantilla con algunos de los mejores jugadores del mundo es suficiente para ganar a un segunda B, sin ofrecerles por ello ni primas ni nada.

En todo caso, lo que no se puede hacer es demagogia culpando exclusivamente a los jugadores. Si el entrenador no les dice que para ganar hay que correr, ellos no tienen porqué saberlo. Se les está exigiendo ganar partidos como este o el del Sporting cuando claramente faltan los refuerzos de Villa y Ribery. Hay jugadores del Alcorcón que son fontaneros y mecánicos y tienen con qué distraerse, pero estos tienen que aguantar toda esa presión a pelo.
Y si no luchan lo suficiente, pues habrá que cambiar de entrenador.

En todo caso, si lo que se necesita es tiempo para trabajar, no caer en el tremendismo y crear una atmosfera adecuada, al menos sabemos que algunos medios siempre pondrán todo de su parte. Gracias, Marca.

Martínez dijo...

Hombre, que el Alcorcón ponga a prueba el rodaje y la cohesión del Madrid es cuanto menos preocupante. Pero mucho más que nadie se acordara en verano ni se acuerde ahora, cuando se señala al pobre chileno, de lo que fue el último Madrid del primer Florentino. Es una vergüenza que en su regreso nadie haya dicho 'no es esto, no es esto'. Típicos vicios de corte con tanta gente a sueldo.

Martínez dijo...

Joder, no había visto la portada de 'Marca'. El que sí que se tiene que ir pero ya es Inda, que es un lunático. ¿Se pone 'farruco'? Qué deriva más chunga la de San Luis.

Guyb dijo...

A Ledesma: tu comentario no tiene réplica desde un punto de vista pragmático. Desde uno más profesional, inflar la realidad para que sea más interesante al lector no deja de ser miserable.

A Luis: así es, pequeño ;-)

A Borja: por primera vez estamos de acuerdo. Florentino tiene demasiados tipos a sueldo como para ser objeto de la más mínima crítica, y su anterior mandato parece haberse esfumado del mapa.

Y sí, a Inda hace tiempo que vengo madurando dedicarle un post... ¿de dónde carajo ha salido este individuo? ¿Qué méritos hizo en Baleares para ser nombrado director de nada? Ha conseguido que la trayectoria de Sopeña no pareciese tan mala.