Vergüenza

Decían los sofistas que uno no ama a su patria por ser la mejor, sino porque es la suya. Hoy los psicólogos lo llaman "sentimiento de pertenencia", pero, como entonces, sigue siendo un tipo que no atiende a razones.


Sin embargo, tras ver este vídeo se me han caído los palos del sombrajo.

Veo a Juanito, a Fernando Martín, a Butragueño y a Raúl y siento vergüenza. Vergüenza por habernos encomendado a mercenarios simplemente para ganar al Barça. Un Barça, por cierto, construido sobre la base que en Madrid soñamos.

Ansiamos destruir nuestro propio modelo ya que ahora vive en Barcelona. Y ganaremos al Barça, ganaremos la Liga y ganaremos la Champions. Porque el dinero lo puede todo.

Pero no importa.

En el fondo, muy en el fondo, sabéis que éste no es vuestro equipo.

4 comentarios:

Emilio dijo...

Los pelos de punta...

Anónimo dijo...

A ver, que no es una novedad... es una tendencia que venimos reforzando desde hace muchos años.

Yo diría que su germen lo encontramos en Anelka. A partir de entonces, con altibajos pero a un ritmo bastante definido, se ha ido diseminando la imagen de club para convertirse en una plantilla de actores del cine más comercial de hollywood.

Poderoso caballero...

Guyb dijo...

Claro que no es una novedad, pero sí una tendencia más que consolidada. Hemos asumido que nuestro modelo consiste en ponerle pasta a los mejores jugadores del mundo para que den un servicio y desfilen.

No está mal un gran fichaje que complete la plantilla, pero ya me dirás qué sentimiento madridista tienen Cristinano, Kaká o Benzema.

Quizá con el tiempo se involucren, pero esto no se hace así, eso hay que tenerlo claro.

Raúl y Casillas, 30 años de media, no tienen sustituto a día de hoy.

Y son nuestros referentes.

Gontxo dijo...

El video, es precioso, incluso para alguien con tendencias antimadridistas como yo. Me sigue impresionando la parada de Casillas contra el Leverkusen con el pie, habiendo salido apenas unos minutos antes.

PEro, el video es para ¿promocionar la Asamblea? Es que ma ha sorprendido al final.

Sobre tu debate, coincido con los anteriores es una tendencia ya asentada y que no se puede decir que Florentino haya engañado a nadie. Se le eligió para esto, se le perdonó su marcha, se olvidó los palos que se le dieron...