Reírse de los gordos

La sociedad nos dice que no, que eso no puede ser, que ser cruel con las personas por su aspecto físico es algo abominable que atenta contra nuestra civilización.

Y tienen razón.

Pero, qué carajo, ¿quién no se ha divertido alguna vez a costa de un gordo?


PD | El que se haya reído es un hijoputa.

2 comentarios:

Gontxo dijo...

Demostrando que gordos y bicicletas no son buena mezcla. Y hay algunas otras cosas dignas de elogio en el video.

PD Pues soy hijo de puta...

Niha dijo...

Yo es que cuando veo a alguien cayéndose o golpeándose lo único que pienso es "¡Auch! Espero que haya sido lo menos grave posible"