Prensa científica

Esta tira está dedicada a aquellas personas que han perdido, y siguen perdiendo, horas de su tiempo para explicarme el quid de su trabajo. Personas que, cuando les preguntas si tienen diez minutos para atenderte, suelen responder: "Tengo todo el tiempo que quieras, pero quiero que lo entiendas bien y lo escribas mejor".

Son los científicos, y apenas conocemos el nombre de un puñado de ellos. Les pagamos con el anonimato por trabajar para el común de la Humanidad, girando la cabeza hacia un tipo que le da patadas a un balón. Un curioso vicio de nuestra sociedad porque estos tipos, por más que busquemos, son lo más parecido que tenemos a un dios.

¿O quizá dejaríais que os operase Cristiano Ronaldo, con Kaká de anestesista?