Cometió tres errores

En Hanging'em High (1976), un grupo de vaqueros comete dos errores con Eastwood: tratar de ahorcarle por robar ganado y dejarle escapar con vida una vez ultrajado. Más de andar por casa es el ejemplo del joven Gregory McCalium, natural de Oxford. Hace unos días celebró una fiesta en su casa a base de pelucas, matasuegras y vodka como para matar a la familia de Yeltsin. La imagen de la derecha, extraída de Facebook, da fe de la naturaleza del evento. También debieron hacer un poquito de ruido, ya que la policía fue la encargada de poner fin a los fastos.

Furioso y contrariado, Greg buscó a los responsables de la denuncia. Y lo único que se le ocurrió fue acusar a su vecino Frank Corti, un jubilado de aspecto pacífico y sonrisa bonachona. Ni corto ni perezoso, McCalium se presentó en casa de su vecino portando un cuchillo y con ganas de impartir justicia. Cometió tres errores a la vez: acusar injustamente a Corti, irrumpir en su casa con un arma y no informarse del pasado de su contrincante.

Si lo hubiese hecho, Greg quizá se lo habría pensado un poco mejor antes de enfrentarse a un ex campeón de boxeo junior. Porque, a pesar de sus 72 años, Corti es un tipo que puede remapearte la cara con dos ganchos de derecha, Greg...