Separar el grano de la paja

¡Menudo revuelo se ha montado con la fotito del bautizo civil del nene de Guillén-Cuervo! No es de extrañar, aún en esta jornada prolija en grandes instantáneas, porque la imagen es pura kryptonita para el sector conservador patrio. Y es que unir a esta impostadísima pelagatos con el mariconeo gritón de Zerolo habrá alterado los biorritmos de más de uno. Me he permitido añadir los rostros que le faltan al cuadro para que la arcada colectiva tenga un final feliz.


Pero tratemos de separar el grano de la paja, que lo indeseable de esta recua no le reste importancia al concepto: los laicos tienen todo el derecho a celebrar la llegada al mundo de un hijo. Del modo que quieran, como éste mismo, porque los ritos no comulgan con la lógica y son muy anteriores a cualquier religión organizada. Al parecer nuestros progres han articulado la ceremonia con la lectura de los Derechos del Niño, un poema de Benedetti y la sintonía de David el gnomo. Y, qué queréis que os diga, suena mucho mejor que las pamplinadas bíblicas toda la vida, por no valorar lo adecuado de entregarle tu niño a un cura...

Aunque solo sea para que las abuelas tengan una foto del bautizo que enseñar en el bingo, el bautizo civil constituye una nueva forma de celebrar algo relevante sin la mediación de Jesús, el demonio y toda la plantilla de arcángeles. Es, además, un acto personal y privado que no molesta, o no debería, a terceros.

Uno molestillo: El Mundo de hoy, que le ha hecho un huequecito a la foto en portada, lanza bilis contra ella en el editorial. Y como quieren buscarle razones a una flatulencia, se embarran en lo mismo de siempre. Dicen que el término, según la RAE, no se ajusta a la ceremonia, la misma estupidez que argumentaron contra las bodas gayers. Dudo que Cayetana o Zerolo hayan acuñado el término, pero tengo claro que El Mundo lo emplea sin rubor en grandes y atractivos titulares (entrecomillado recientemente en la versión digital, porque al papel fue de cabeza).

También lamentan desde Alianza Editorial que un cargo público haya oficiado el evento, por aquello de que su sueldo viene de nuestros bolsillos. Es curioso, porque éstos nunca se quejaron durante la ristra de años que sostuvimos a los católicos entre todos, ni comparan los gastos generados entre una ceremonia civil y una religiosa. ¿Creéis que casarse por la iglesia sale gratis? Id a preguntarle al cura.

El diario de Pedro Jota cierra el texto indicando que la ceremonia "debió mantenerse en el ámbito privado".

"Pero no pudo ser, porque aquí adoramos esta carnaza", concluiría el redactor para sus adentros.

1 comentarios:

Martínez dijo...

Unas cosas:

- De toda la vida, el verdadero orgullo de la verdadera pareja progre a la hora de mantener a su niño fuera de la ley de Dios era estríctamente aceremonial.

- El maridaje Benedetti/Soy-un-nooo-mooo me parece ejemplar. Dos excrecencias de la memoria histórica de sus progenitores para convertir el asunto definitivamente en una broma de mal gusto. Si siempre se critica de los bautizos la imposición del dogma al infante acrítico, qué diremos del 'jingle' barato de unos dibujos malos y de la poesía comprometidamente totalitaria del bardo uruguasho. Yo hubiera elegido la obra maestra de Danny Elfman para 'Los Simpson' y unos fragmentos del 'Zaratustra' nietzscheano, o unos aforismos de Pla, como este: "Le recomiendo no perder mucho tiempo en el trabajo ridículo de abrir puertas que ya están abiertas".

- En todo caso, me parece injusto que no incluyeran en la banda sonora del bonito acto alguna porquería de su laica madrina Amaia, que seguro que se sintió bastante agraviada. Quizá sí sonó en las cañas de después en La Latina.

- Zerolo es el oficiante óptimo para este tipo de ceremonias vacías de contenido. La única credencial de este señor para ocupar un asiento en el consistorio de la capital es su condición sexual. Todo lo que le he oído decir hasta la fecha han sido rebuznos. Como a Botella, por otro lado.

- Guy, imagino que cuando hablas de 'la ristra de años que sostuvimos a los católicos entre todos' te refieres en realidad no tanto a los católicos, como orgullosamente se proclama la mayoría de esos 'entre todos', sino a la Iglesia. Bueno, pues te adelanto que así sigue siendo, como se encargó de pactar la vicepresidenta del Gobierno con Bertone hace unos pocos meses. Por cierto, busca en la hemeroteca porque seguro que encontrarás algún editorial de los viejos tiempos de 'El Mundo', chez Javier Ortiz, arrementiendo contra la financiación de la Iglesia.

- Por último, decir que Cayetana firma todos los sábados una columna de arrebatado lirismo en la página 2 de 'El Mundo' cuyo título genérico es 'A pie de Caye'.