Chorreo intelectual

Leo en Feisbuk:

"Dos días y medio en [una ciudad], al lado de [un amigo], con un completo programa de actividades culturales, académicas y literarias, disfrutando de la vitalidad poética de [ciudad], [localidad próxima] y [localidad próxima] y de esa [Comunidad Autónoma] creativa, dinámica, cordial, abierta, plural y tolerante que tanto quiero y admiro".

Lo dejo anónimo porque la pose está muy extendida, pero no deja de sorprenderme el recurrente chorreo de elogios que muchos elementos intelectualmente aprovechables vierten cuando les sale un bolo por ahí. Una conferencia, un recital o la visita a una fábrica, lo mismo da: eyaculan con la "gratísima compañía" que les ha hecho sentirse "entre hermanos" en una tierra de "fantástica gastronomía y mejores paisajes", que, por supuesto, "ha quedado para siempre en su corazón".

Tal es la impostura que se pinta como una perversión del alma de la comunidad cultureta, siempre entusiasta del libre intercambio de besos negros en aras de su infinita cortesía. Ya sabéis, esa actitud que se lleva por delante la realidad para congratularse con la "desbordante naturalidad de los canes locales" al pisar una mierda de perro. Es muy inquietante que aquellos que prohibieron prohibir hoy se autocensuren en pos del buen rollo.

Y me pregunto si la sofisticación de las maneras no empieza a separarse en exceso de la verdad, una especie más amenazada que el lince y la iglesia juntos.

En fin, que mañana es lunes. Suerte.

1 comentarios:

Violetta dijo...

;-)
Me gusta lo del beso negro, porque es más o menos lo que pensé yo. Aunque no debemos olvidar que nunca supo expresarse con las palabras justas y necesarias...