¿Cómo de grande?

"Se acabaron mis días de sufrimiento. Me espera un equipo grande."
Así se despedía ayer Maniche de la afición del Atlético de Madrid, después de haber batido el récord de multas en sus dos temporadas en el club. En ese lapso de tiempo el orondo centrocampista luso no solo se ha dejado más de 100.000 euros en sanciones, sino que ha reclamado un puesto en el Olimpo de fichajes extravagantes de la era Gil, en cuyo santuario ya reposa a la izquierda de Lawal y a la derecha de Venturín.