Gadafi: Greatest Hits

Aunque acaba de decir que "jamás" abandonará su país y que morirá "en él "como un mártir", lo cierto es que el esperpéntico líder de Libia tiene los días contados. Porque ya sabéis que las revoluciones son como las Pringles y los mariquitas: cuando haces 'pop'...

Sin embargo la trayectoria de Gaddafi tiene momentos demasiado kafkianos para ser olvidados. Aquí tenéis diez de sus hits que quizá no encontréis en la prensa:

1942. El pequeño Muamar al Gadafi nace en el desierto que rodea la ciudad de Sirte, por entonces colonia italiana. Como su familia, pasa su juventud viviendo como los beduinos, hasta que se interesa en el panarabismo y, de la mano de Nasser, estudia derecho y completa su formación en Reino Unido.

1969. Con solo 27 años, accede al poder tras derrocar militarmente al rey Idris. Se coloca al frente de la revolución cultural, que él mismo formulará, y asegura absoluta neutralidad en materia internacional.

1983. Comienza a financiar a numerosos grupos terroristas árabes. Tan solo les exige que, de un modo u otro, muestren su oposición a la política imperialista norteamericana. El autoproclamado "Hermano Líder" asume la autoría de casi todos los atentados en el extranjero y es demonizado en Occidente, aunque se sabe que muchos de ellos fueron orquestados por los servicios secretos de otros países, como Siria.

1986. Reagan, cansado de las amenazas, atentados y desvaríos de Gadafi, bombardea Libia. En los ataques solo mueren 60 civiles, una de ellas hija adoptiva del dictador. El mundo se estremece ante la seguramente iracunda reacción del 'Hermano Líder', pero éste se sosiega al comprobar lo vulnerable que es ante la máquina de guerra yankee.



1986. Gadafi ordena el asesinato de los ciudadanos estadounidenses Martin S. McFly y Emmet L. Brown en Hill Valley, California. Al parecer, el doctor Brown había robado plutonio a miembros de un grupo terrorista libios y estos actuaron en venganza. No obstante, Gadafi nunca fue juzgado por estas muertes, ya que Brown y McFly pudieron restaurar su existencia a base de viajes temporales en un coche tuneado ex profeso.


1995.Coincidiendo con su giro pacifista, Gadafi empieza a alternar el uniforme militar, que lo tiene en todos los colores, con trajes típicos del norte de África. El planeta descubre entonces otra nueva excentricidad del mandatario: fuentes de su gabinete aseguran que se puede cambiar de ropa hasta diez veces al día.

2003. Al-Saadi al-Gaddafi, uno de los hijos del dictador, debuta con el Perugia como futbolista en la Serie A italiana. La idea principal es que el jugador fuese a la Juventus, equipo controlado en un 8% por un consorcio libio, pero finalmente le derivaron a un equipo de menor nivel para que pudiese "ganarse un puesto". Poco pudo hacer ya que, tras su primer partido, dio positivo por nandrolona en un control antidopaje.


2007. Comienza su periplo económico por Europa y lo hace a su manera: viaja con una enorme jaima portátil que instala exactamente donde le sale del pito. Lo mismo le dan unos jardines históricos que un bosque vallado. Con él va un séquito de 300 personas, 200 de ellas amazonas vírgenes que conforman su guardia personal. Aparte, Gadafi exige varias suites de lujo en hoteles cercanos y dos condiciones innegociables: un gran televisor de plasma y conexión vía satélite con las televisiones de lengua árabe.2008. Occidente accede a las insistentes peticiones e invita a Gadafi a una reunión del G8. Allí propone otra de sus 'grandes' ideas: fusionar los estados de Israel y Palestina en uno solo llamado "Isratina". Al obtener negativas de ambos bandos, Gadafi les llama "imbéciles sin visión de futuro".

2009. Un incidente con la jaima siembra en pánico en Libia. A través de Wikileaks pudimos saber que, cuando el gobierno estadounidense prohibió a Gadafi instalar su palacete en Nueva York, este se pilló un cabreo de espanto. Tanto que llegó a deshacer un trato por el cual se comprometía a 'limpiar' su país de uranio enriquecido. Con el cargamento preparado para viajar y un avión ruso a punto de recogerlo, Gadafi impidió su aterrizaje y el material radioactivo quedó varado durante un mes en unas condiciones de conservación deficientes. El embajador de Estados Unidos en la zona, Gene Cretz, envió varios cables incendiados a Estados Unidos avisando de un posible "desastre medioambiental", que finalmente no llegó a suceder.

Pero, para una mejor composición global del personaje, nada mejor que este vídeo en el que el mismo dictador explica brevemente su vida.